martes, 22 de septiembre de 2009

Tips para coser cada día mejor

Cuando  nos proponemos descoser una costura sin dañar la tela debemos cortar el hilo con un alfiler, tratando en lo posible de evitar las tijeras aunque estas sean de punta muy fina. Si el hilo estuviera muy tenso comenzaremos cortando la puntada del medio de la costura y continuaremos la tarea hacia los costados. 

Cuando vamos a coser botones grandes en prendas de cuero, aconsejamos colocar uno pequeño del lado interior de la prenda y coserlos juntos.

A veces enhebrar la aguja nos resulta difícil. Pero la tarea se facilita si colocamos un papel blanco detrás de la misma. 

Al reflejar la luz el papel, resultará mas sencillo. Otra solución también es mojar apenas con los dedos  la punta del hilo en fijador de cabello. 

Si queremos reparar un cierre que se ha roto, quedando por esta razón abierto, procederemos a cortar uno o dos de los dientes y a coser por encima de la rotura.

Para reemplazar el forro de un saco desgastado, se descoserán primero las piezas viejas del forro, dejando algunas marcas de hilo sobre el abrigo que después nos servirán como guía. Se plancharán las piezas quitadas y estas servirán de molde para cortar las nuevas. Luego se unirán  y se coserán al saco siguiendo las marcas que dejamos al descoser el forro. 

Cuando vamos a cortar las vistas de los escotes, es preferible hacerlo después de haber probado la prenda, porque en el caso de que se deba proceder a modificar las costuras de los hombros o del escote también nos resulte fácil modificar la forma de las vistas. 

Los dobladillos en telas elásticas siempre deberán coserse en punto cruz, haciéndolo con puntadas flojas que no se noten y para que a la vez la tela no quede tirante.
Con seguridad, todo nos saldrá bien teniendo en cuenta algunas “reglas” decostura que son muy simples pero efectivas.

No hay comentarios: