viernes, 25 de septiembre de 2009

Historia del punto de cruz


EL PUNTO


En general podemos decir que, hoy en día, el punto puede hacerse tanto sobre un 
tejido de fondo (bordado, costura, tapicería sobre cañamazo...), como consistir 
en la textura misma de ciertos tejidos u ornamentos del vestuario y mobiliario 
(encajes, mallas, pasamanería, género de punto,...).
Así pues y según el tipo de labor que se vaya a realizar, se añadirá a la palabra 
"punto" el calificativo correspondiente: 
 
Calificativos para los del primer grupo
 
Dentro de los del primer grupo, vemos cómo en términos de costura, se hablará de 
punto "a mano" y punto "a máquina". Si son bordados de aguja o ganchillo, se 
hablará de punto inglés, punto de madera, punto de plumetis, punto de cruz, 
punto de espiga.... . Y por último, en los de tapicería sobre cañamazo, se 
emplearán diversos puntos de cruz, el petit point,... etc. 
 
Calificativos para los del segundo grupo
 
Dentro de los del segundo grupo tenemos los diversos puntos de encajes de 
bolillos, los puntos macramé (nudos compuestos de dos o más hebras sobre hilos 
tensos) y sus variantes como el punto plano, punto trenzado y punto genovés. 
En pasamanería (que son puntos cosidos, anudados o tejidos) tenemos el punto de 
cadeneta, punto de racimo, el punto trenzado... . 
El ganchillo tiene como puntos básicos el punto de cadeneta y el punto de brida. 
Y por último hablaremos de punto medio, punto de malla o tricot, que es una 
redecilla de anillas entrelazadas llamadas mallas, parecidas a los nudos 
corredizos.